SALUD OCULAR

La Organización Mundial de la Salud define salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social y no sólo como la ausencia de afecciones o enfermedades. La salud ocular está relacionada con tener unas estructuras oculares sanas, una función visual llena (buena agudeza visual, sensibilidad al contraste, visión del color, campo visual y estereopsis) y unos buenos hábitos de salud.

 

Es muy importante realizar revisiones periódicas integrales por parte de un optometrista u oftalmólogo. En cada época de la vida, se tiene que estar atento a los típicos cambios de cada edad. La prevención es, cuando sea posible, capital y la detección precoz permite actuar lo antes posible cuando haga falta. Es necesario velar por que los cambios refractivos que se van produciendo se compensen adecuadamente con gafas o lentes de contacto.

 

Existen una serie de buenos hábitos, de carácter general, que conviene no olvidar: no fumar, dormir bien, hacer ejercicio, comer sano, disfrutar del aire libre, ... que siempre conviene insistir.

 

Más concretamente, buenos hábitos visuales son:

 

a- Llevar gafas de sol, especialmente cuando estamos en la playa o montaña. Los niños pequeños todavía no tienen toda la protección natural desarrollada y precisamente por eso, las necesitan más.

 

b- Existen ciertos alimentos que benefician a los ojos:

 

Omega 3: es un tipo de grasa poliinsaturada que no podemos fabricar muy beneficiosa. El pescado azul como el atún, salmón, sardinas, caballa, anchoas, ... son grandes productores. Evitan la degeneración macular relacionada con la edad y ayuda a la formación de lágrima (importante para las personas que padecen ojo seco).

Los ojos están sometidos a un estrés oxidativo muy alto por lo que necesitan los siguientes antioxidantes.

 

Vitaminas A y C: son antioxidantes. La vitamina A mejora la visión nocturna y la C ayuda a evitar la formación de cataratas. También, ayudan en el mantenimiento de la retina. Se encuentran en las frutas del mango, kiwi, naranjas, fresas, melón y en las verduras como espárragos, brócoli, coliflor, ...

 

Vitamina E: es un gran antioxidante. La podemos ingerir en muchos frutos secos, como las almendras, cacahuetes, piñones, nueces, avellanas .. Ayuda a prevenir las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad.

 

Luteína y zeaxantina: son también antioxidantes. Los alimentos ricos en estas sustancias son: espinacas, lechuga, guisantes, judías verdes, ... Las verduras y frutas anaranjadas o amarillentas son abundantes en zeaxantina: calabaza, maíz, mandarina, melón, ... Muy importantes para evitar la degeneración macular asociada a la edad.

 

Zinc: Su carencia provoca alteraciones de la visión. Está presente en los mariscos. Se ha de evitar la ingesta excesiva de alimentos muy grasos o azucarados que favorecen la diabetes, la hipertensión y el colesterol.

 

c- La distancia mínima para mirar a un televisor de 32 pulgadas es de 2 metros, un ordenador de sobremesa, 70 cm y por un portátil, 50 cm. Los niños se aconseja que no miren más de dos horas al día a las pantallas.

 

Se aconseja aplicar la regla 20/20/20. Cada 20 minutos, mirar 20 segundos a una distancia lejana (6 metros o 20 pies). Disminuye el cansancio cuando pasamos mucho rato delante de una pantalla.

 

Òptica Visió

Ctra Cardona nº 6

08242 Manresa

Tel 93 872 04 55